Idioma Inglés
14 de septiembre de 2011 7:00 p. m. hora local

© 2010 Flickr/Vincent Lock cc by 2.0

He aquí un hecho aterrador: En los últimos 50 años, Alaska se ha calentado el doble de rápido que el territorio continental de Estados Unidos. Y para una aldea que depende de “vías de invierno” (vías temporales de hielo y terreno congelado), ese cambio de temperatura es un asunto serio.

Situada 33 millas al norte del Círculo Polar Ártico en la costa occidental de Alaska, Kotzebue es una aldea de aproximadamente 3.000 habitantes. Alrededor del 70% de la población de Kotzebue es nativo de Alaska.

© 2007 Flickr/Peter Mulligan cc by 2.0

Un centro de servicio y transporte para la mayor parte del noroeste del estado, Kotzebue depende de un invierno frío para transportar bienes, equipos, y personas alrededor de Alaska. Los inviernos más suaves y el calentamiento del permafrost han reducido a la mitad la duración de la temporada de invierno en algunas partes del estado. Para mediados del siglo, la cantidad de la superficie terrestre accesible a través de los caminos de invierno en Alaska puede disminuir en un 29%.

Mientras el deshielo continúa, Kotzebue y otras aldeas de la región están luchando por manejar los impactos no sólo sobre los ecosistemas y las industrias locales, sino también sobre sus vías y viviendas.